jueves, 26 de febrero de 2009

LA VEGETACIÓN COLOMBIANA

Sobre la vegetación colombiana se han realizado numerosos trabajos y distintos autores se han ocupado del tema. Nos hemos encontrado ante un problema real como es el de la variedad de terminologías y de enfoques utilizados por los diferentes autores que han propuesto clasificaciones de la vegetación: formación, tipo, zona biótica o zona de vida, etc. Al analizar las distintas clasificaciones y terminologías empleadas, y siguiendo el razonamiento de Cuatrecasas, encontramos más sencillo, más lógico y más práctico, dado el estadio del conocimiento, adoptar el criterio de este último autor, por lo cual seguiremos su clasificación y su terminología.
Definitivamente el valor de una clasificación se deduce de los resultados obtenidos. Las principales características de la vegetación colombiana en su conjunto son su riqueza, variabilidad y exuberancia de su flora. Una cobertura vegetal abarca la casi totalidad del territorio colombiano, con áreas limitadas de vegetación discontinua, debido a factores locales o edáficos o por acción humana. En esta cobertura se destacan una enorme variedad de formas biológicas y una gran cantidad de entidades taxonómicas.
La localización del país en las zonas ecuatorial y tropical, caracterizadas por una elevada pluviosidad y altas temperaturas en las tierras bajas; y un territorio sobresaliente por sus complejas orografía e hidrografía, producen una gran diversidad de medios ecológicos y hacen que todas estas características aunadas presenten las mejores condiciones para la diversificación morfológica y la evolución de estas unidades.
Colombia es uno de los pocos países del mundo donde la vegetación climax cubría la mayor parte del territorio. Esta es la razón determinante por la que el territorio colombiano tiene unas pocas formaciones extensamente distribuidas. Pero dentro de las grandes formaciones muy ricas en especies, se presenta una enorme gama de tipos biológicos.
La mayor formación básica es la selva neotropical y las especies que la componen fundamentalmente, neotropicales. Cuatrecasas, 1958, presenta las siguientes formación vegetales para Colombia: 1) Selva Neotropical: a) selva neotropical inferior; b) selva o bosque subandino; c) selva o bosque andino. 2) Formaciones de Páramo: a) el subpáramo; b) el páramo propiamente dicho; c) el superpáramo. 3) La Sabana: la sabana casmofita. 4) Formaciones Xerofíticas o subxerofíticas. 5) Los Manglares. 6) Formaciones de playas y márgenes. 7) Los prados. 8) Formaciones acuáticas.
En lo que se refiere al Pacífico tenemos básicamente una formación de selva neotropical. Como ya se había anotado, la selva neotropical o pluvial es la formación vegetal más importante tanto por ocupar la mayor parte del climax geográfico, como por haber alcanzado el máximo biológico que la masa de vegetación es capaz de adquirir espontáneamente en las actuales condiciones.
Esta selva ocupa una buena parte de las tierras bajas al oriente de los Andes: la Amazonia y el pie de monte andino; en el occidente se extiende a lo largo del Pacífico y en la vertiente occidental de la cordillera Occidental, los valles interandinos del Magdalena medio y bajo y del Cauca y las vertientes de las cordilleras Central y Oriental, junto con la Sierra Nevada de Santa Marta.
Esta selva se caracteriza por la cantidad de especies de árboles que conforman sus comunidades, por las hojas de los árboles cartáceas y coriáceas y persistentes; por la variedad de formas biológicas en sus diversos estratos, por la abundancia de trepadoras leñosas o bejucos y de numerosas epífitas (Orquídeas, Bromeliáceas, Helechos, Piperáceas, etc.) y la riqueza de criptógamas inferiotes (Musgos, Hepáticas y Líquenes). Otra de las características, de esta formación de selva neotropical, es la dificultad que presenta para separar, en comunidades bien definidas, las distintas zonas de vegetación.
La selva tropical es higrófila y varía apenas de aspecto durante el transcurso del año, manteniéndose siempre verde. En ella no se pueden precisar épocas de floración pues, dependiendo de las especies, ésta se va sucediendo a lo largo del año. Cuatrecasas al separar los tres subtipos altitudinales de formación de selva, aclara que estos no resultan muy definidos, ni quedan claramente separados entre sí, por el contrario, muchas especies que lo forman se imbrican y entrelazan en las diversas alturas en que esta formación se presenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada